¿Existe el sistema inmunológico o es otra mentira?

Les vamos a compartir una gran revelacion.

Este comentario realizado por el experto en NMG Francois Leduc nos aclara si existe o no el sistema inmunologico.

“La declaración del Dr. Hamer, de que el sistema inmunológico tal y como lo conocemos en la medicina convencional, no existe, es correcta; desde el más estricto sentido, en que la interpretación de la medicina convencional, que establece que el sistema inmunológico está ahí para luchar y eliminar cualquier microbio “patológico”, es incorrecta. En su lugar, debe ser visto como un sistema de comunicación muy sofisticado, donde el objetivo final no es destruir sin sentido todos los microbios, sean los que sean, sino para garantizar que su trabajo saludable, con el fin de asegurar nuestra supervivencia, se realiza de una manera eficiente.

Es cierto que, a partir de las células madre hematopoyéticas de nuestra médula ósea se producen dos tipos de células madre: las células madre mieloides y las células madre linfoides.

A partir de las células madre mieloides obtendremos: eritrocitos, plaquetas, monocitos (y de ellos los macrófagos), granulocitos neutrófilos, granulocitos eosinófilos y granulocitos basófilos; y
de las células madre linfoides obtendremos: los linfocitos B (y de ellos plasmocitos) y los linfocitos T.

Esto es cierto desde el punto de vista anatómico, con cada una de esas células que tienen un trabajo específico que hacer dentro de la sofisticada red de comunicación que constituye nuestro sistema inmunológico.


Si se toma en cuenta únicamente la situación donde hay una intensa actividad microbiana en curso, el sistema inmunológico no tendrá como objetivo la destrucción de los microbios, sino asegurarse de que estos estén presentes en cantidades suficientes como para llevar a cabo su trabajo eficientemente. Cuanto más mórbido sea el tejido que necesita ser eliminado, mayor será la población microbiana. Una vez que su trabajo saludable se ha completado y comienzan a morir de hambre, debido a la falta de alimentos (tejido mórbido que eliminar), el sistema inmunológico asegura que esta población adicional de microbios que era necesaria para hacer ese trabajo ahora sea eliminada y traida de vuelta al nivel de población normal, lo que la medicina convencional llama “latente” o “no patológico”. Cada célula específica del sistema inmunológico tiene un papel específico que desempeñar en este proceso con pleno sentido. Y de hecho, no se eliminan todos los microbios. Simplemente son llevados de vuelta a ese nivel de población “normal”. Esa ideología pasteuriana de que todos los microbios se deben eliminarse a cualquier precio y que nuestro organismo interno es estéril es pura tontería. Pero ya que Pasteur era un individuo mentalmente desquiciado y obsesionado por la limpieza, nosotros hemos heredadoun concepto retorcido inventado por una mente retorcida, que simplemente quería rescatar el honor de Francia después de numerosas derrotas de guerra contra los alemanes. Así Pasteur fue la solución para Francia para ganar una guerra simbólica. Esta guerra simbólica fue contra los microbios. Pero nunca fue ganada porque ganar una guerra contra los microbios es imposible y completamente perjudicial, ya que tratar de destruir los microbios es equivalente a tratar de destruirnos a nosotros mismos.

Desde el punto de vista de la NMG, cualquier modificación en los componentes procedentes de la médula ósea tiene en su origen una profunda autodesvalorización, en un contexto de impotencia ante un evento traumático específico. Y cada variación en un componente específico de la médula ósea se asocia con esta temática principal de choque biológico. Sin embargo, teniendo en cuenta el papel específico de cada componente, podemos entonces identificar para cada uno, una sub-temática a la principal de cada choque biológico. Tenga en cuenta que durante la fase activa tras el choque biológico, la producción del componente específico disminuye, por lo que su recuento real será bajo en el torrente sanguíneo. Una vez que el choque biológico ha sido resuelto, la producción del componente específico aumenta significativamente durante un cierto período de tiempo y luego vuelve a la normalidad. Todo ello en plena conformidad con la Tercera Ley Biológica.

Así que la variación de los diferentes componentes en el sistema inmunológico, en el sentido más estricto (recuento bajo o alto), siempre se origina a partir de un choque biológico específica. Si el recuento es bajo, tenemos una fase activa. Si el recuento es alto, tenemos una fase de curación.

Espero que esto arroje algo de luz a su pregunta. Si usted tiene cualquier comentario adicional, no dude en compartirlo con nosotros.

Atentamente,
François”

Obtenido del Foro de Facebook de Material de NMG

Articulos relacionados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *