Descarga Gratuita del Libro: TAO-TE-KING de Lao Tse (Filosofo Chino)

 

Lao-Tsé (en chino, “Viejo Maestro”), una figura cuya existencia histórica se debate, es uno de los filósofos más relevantes de la civilización china.

La tradición china establece que vivió en el siglo VI a. C., pero muchos eruditos modernos argumentan que puede haber vivido aproximadamente en el siglo IV a. C., durante el período de las Cien escuelas del pensamiento y los Reinos Combatientes. Se le atribuye haber escrito el Dao De Jing o Tao Te Ching, obra esencial del taoísmo. De acuerdo con este libro, Dao o Tao (“el Camino”) puede verse como el cambio permanente y éste es la verdad universal. A continuación se reproduce un fragmento de una versión de su obra Tao Te Ching 

 

CUATRO CONSEJOS DE LAO TSE PARA LA VIDA

1. AMA LA VIDA.

La felicidad consiste justamente en darnos cuenta del privilegio que gozamos por estar vivos; y en esa medida debemos “reverenciar la vida, honorarla, aprovecharla tanto como sea posible y agradecer todo momento”.

2. SÉ HONESTO CONTIGO MISMO.

Tener una vida coherente hará que tu vida sea tranquila, y que también ganes mayor confianza en ti mismo.

3. SÉ COMPASIVO.

Ponerse en los zapatos de otra persona es fundamental para construir un mundo más equitativo, donde se respeten las diferencias y disminuya la violencia.

4. AYUDA A LOS DEMÁS.

Es una forma de quitarnos protagonismo, y darnos cuenta que nuestros problemas no son tan graves como en principio los considerábamos. Además, nos hace sentir útiles.


LINK DEL LIBRO:    Haz Click : tao_te_king_lao_tse


 

 

Fundador del taoísmo y autor del Tao Te Ching, Lao Tsé es el padre de una filosofía eterna, que sigue hoy igual de vigente que cuando él vivía. El pensamiento oriental no puede entenderse sin las enseñanzas de este filósofo, unas guías inestimables para vivir la vida de acuerdo a la naturaleza y alcanzar la serenidad del alma.

1 El Tao. Traducido como “el camino” o “la vía”, el Tao es el orden innombrable, inmanente, del universo. La ley eterna que lo aglutina todo: lo vivo y lo inerte, lo real y lo místico, lo concreto y lo abstracto. La enseñanzas de Lao Tsé nos llevan a comprender el Tao y vivir conforme a él.

2 Causa y efecto. Todo lo que vemos es fruto de la dinámica causa-efecto. El universo y todo lo que en él existe –tanto si lo conocemos como si no– está sometido a la mutación y el cambio perpetuo que establece el Tao. No podemos ignorarlo, y sólo aceptándolo y viviendo conforme a sus reglas podemos vivir plenamente.

El Tao es “el camino”, el orden del universo, que está sometido a un cambio continuo que hemos de aceptar

La representación del yin y el yang, los opuestos y complementarios.
El Taijitu: La representación más común del yin y el yang.

3 El yin y el yang. Son dos conceptos que representan la dualidad y el continuo cambio que gobierna el Tao. Todo concepto, pensamiento u objeto, tiene un complemento opuesto a él que existe, a su vez, en sí mismo y que es condición indispensable para definirlos a ambos: frío/calor, seco/húmedo, femenino/masculino, actividad/pasividad, etc.

4 Taijitu. Es la forma más conocida de representar el yin y el yang. El famoso círculo divido en dos mitades curvilíneas (blanca y negra) con un punto de su opuesto en el interior. Ha pasado de ser un icono meramente descriptivo de la filosofía taoísta a entrar en el pop art y aparecer en todo tipo de merchandising.

5 Tao Te Ching. Uno de los libros más famosos y antiguos de la historia, el Tao te Ching oEl libro del Tao, es la obra en la que Lao Tsé explica el funcionamiento del Tao y la manera en que los hombres pueden adaptar su vida al mismo, para así vivir conforme a su naturaleza. Es también el libro más vendido y traducido de Oriente.

La editorial Herder ha publicado una estupenda versión manga de "El libro del Tao".
La editorial Herder ha publicado una estupenda versión manga de “El libro del Tao” de Lao Tsé.

6 Vida virtuosa. Lao Tsé establece una serie de virtudes que hemos de tener para vivir conforme al Tao, y entre ellas están: la piedad, la magnanimidad, la abnegación, la honestidad, la introspección, la inactividad y la enseñanza. También hay vicios que hemos de evitar, como por ejemplo: la violencia, la codicia, los prejuicios y la aceptación de convencionalismos, tabúes y normas sociales sin averiguar si están en consonancia con el Tao.

7 La no-acción. Un principio taoísta que nos recuerda a los estoicos griegos. Lao Tsé nos invita a aceptar lo que sucede a nuestro alrededor y a no intentar dominar el mundo. Este se rige por el Tao, que es perfecto, y está lejos de nuestro control. Si intentamos dominar el Tao, lo perderemos.

El sabio prefiere la no-acción y permanece en silencio. Todo pasa a su alrededor como por sí mismo, no siente apego por nada, ni se apropia de nada (…) La persona sabia existe para el Tao y sirve únicamente al Tao

8 Libertad. Todo lo forzado es erróneo. El ser humano ha de vivir libre, sin ataduras. Sólo de esa manera podemos vivir en armonía con el Tao y alcanzar la plenitud. Aquello que nos cuesta, que no nace de la pasión, es erróneo, según Lao Tsé. El camino del Tao es fluido, fácil, porque está en consonancia con nuestra naturaleza. Si algo nos frena, es probable que debamos replantearnos nuestras premisas, puede que caminemos en la dirección equivocada…

9 Ausencia de dominio. Hemos de confiar en el Tao y dejar que siga su curso libremente. Somos nosotros los que hemos de adaptarnos a él y no al contrario.

Quien pretende el dominio del mundo para mejorarlo se encamina al fracaso. El mundo, tan sagrado y vasto, no puede ser dominado. Quien trata de dominarlo lo empeora. Quien lo tiene lo pierde

10 Religión y espiritualidad. Aunque el taoísmo nació como una filosofía, no es de extrañar que su visión cosmológica, cargada de espiritualidad, acabara convirtiéndose en una religión (allá por el siglo III a. C.) A día de hoy, el taoísmo sigue siendo una de las principales religiones en Asia y es una forma de espiritualidad dominante en el mundo. En Occidente, en el siglo XX, ganó cada vez más adeptos, pues es una forma de metafísica que no está sujeta a dogmas o instituciones. Quien cree en la doctrina de Lao Tsé no rinde cuentas a nadie más que al Tao, ni acepta órdenes más allá de él. El taoísmo ofrece, así, una idea de religiosidad propia, individual, más cercana a la naturaleza que a los mesías de las sagradas escrituras.

Estas son las principales enseñanzas de Lao Tsé, todas ellas contenidas en el Tao Te Ching, un libro poético, críptico, que lleva de moda más de 2.000 años. Una lectura inestimable que nos conecta con la parte más misteriosa de nuestra existencia. Conoced a Lao Tsé. Merece la pena.

Articulos relacionados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Muchísimas gracias por toda la información proporcionada que es de grandioso valor para todos saludos cordiales