El Cardo Mariano, por fin elevado a los altares de la ciencia

cardo-mariano11
EL CARDO MARIANO POR FIN ELEVADO A LOS ALTARES DE LA CIENCIA.Ayer corrió por todos los medios la gran noticia que una molécula , la Silibinina del Cardo Mariano llamado también Cardo borriquero, podría ayudar en la resolución de tumores cerebrales provocados por tumores primarios de pulmón, cuando la costosa quimio y radioterapia no puede hacer nada.Una sustancia de una planta humilde y considerada yuyo a dado una patada en todo el mundo a la ineficiente y peligrosa quimioterapia.

————————————————————————–

El cardo mariano merece con justicia estar asociado a una figura venerada, pues tiene el poder de regenerar las células del hígado.

Dice el Dr. Joseph Pizzurno, fundador de la Universidad de Bastyr, en el estado de Washington (EE.UU.): ‘El cardo mariano posiblemente sea el agente protector hepático más potente que se conoce. ¡Es tan efectivo, que en experimentos realizados con ratones, si se administra cardo mariano a los pocos minutos de ingerir la mortal Amanita phalloides (un hongo venenoso) la muerte no sólo es evitada, sino que apenas se encuentra daño hepático!’

————————————————————————–

Pero lo que no cuenta el Instituto catalán de Oncología de Girona, autor de este estudio,  es que otras sustancias del Cardo Mariano como la Silimarina, puede ayudar en la resolución de Canceres de Mama, Próstata, Piel (Melanoma), Colon, Mieloma Múltiple, etc. , así como conseguir mejoras increíbles con Diabetes, Hepatitis C, SIDA, Inflamación generalizada…

Y si en vez de trocear la planta y extraer alguna de sus moléculas utilizaran el conjunto de la planta con  decenas de otras moléculas, llegarían a la conclusión de que es una planta que sirve para casi todo, con el “inconveniente” de no tener que ir a la farmacia a comprarla , porque se encuentra por todos lados abandonada en nuestros campos.

Que importante y a la vez triste papel de la ciencia. Importante porque es mejor que se reconozca las propiedades de una parte de la planta y triste por la desidia que existe en valorar la planta entera.

Si fuera investigador seguramente también tendría que doblegarme a los intereses especulativos y criminales que rigen la Sanidad actual.

Porque esta falsa Sanidad no permite hacer estudios con la planta entera , obliga a hacerlo con moléculas extraídas de las plantas para luego sintetizarlas y patentarlas.

Los Comités de “Ética” de los diferentes niveles administrativos sanitarios, se encargan de rechazar experimentación con plantas y solo aceptan estudios como el de Girona, con moléculas aisladas de una planta y registradas farmacológicamente. Puro negocio.

Algún día se acabaran los egos de la investigación moderna y se elevaran a los altares las virtudes ocultas de las plantas. Hoy con el Cardo Mariano ha empezado el largo camino de Santificación.

Mientras tanto, cuando llegue el verano , no nos perdamos la ocasión de recoger las semillas de sus cabezuelas y hacer infusiones con ellas.

Algunos de los muchos estudios ya realizados con el Cardo Mariano y para infinidad de enfermedades.

-PROTECTOR DE HIGADO

-PARA LA DIABETES

– PARA EL CANCER DE POSTATA, PIEL, VEJIGA, PULMON, COLON, MIEOMA MULTIPLE

-CANCER DE MAMA

-CANCER DE MELANOMA

-EVITA METASTASIS CEREBRALES DERIVADAS DE CANCER DE PULMON

-MITIGAR DAÑOS DE RADIOTERAPIA Y FIBROSIS EN PULMON

-ANTIINFLAMATORIO

-HEPATITIS C Y SIDA

-ULCERAS

-TRASTORNOS DEL RIÑON

-CANCER (INDUCE A LA MUERTE A LAS CELULAS CANCEROSAS)

-VARICES

-NOS PROTEGE DE LOS RADICALES LIBRES

-ANTIOXIDANTE

-FAVORECE LA ELIMINACION DE TOXINAS

-MEJORA LA SINTESIS DE PROTEINAS

-PROTEGE EL HIGADO Y LA VESICULA

-REGULA LA BILIS, PARA ELIMINAR PIEDRAS DE LOS RIÑONES

-SI CONSUME MEDICAMENTOS, PROTEGE EL HIGADO DE LOS QUIMICOS

 

————————————————————————–

Para obtener todas estas propiedades puedes consumir la planta de cardo mariano de diferentes formas.

  • A través de su extracto, el cual debe contener 80% cardo mariano. Según ciertos datos la dosificación del extracto de silimarina sería entre 300 a 600 mg por día.
  • En comprimidos, si esta es la forma elegida, debes asegurarte que sólo contenga silimarina y que sean 100% natural.
  • En forma de infusión, si bien la silimarina es poco soluble en agua a través de una buena preparación es posible obtener todos sus beneficios protectores del funcionamiento hepático.

 

– SEMILLAS DE CARDO MARIANO

SEMILLAS

CÓMO TOMARLO:

–En infusión a razón de una cucharadita de semillas por cada taza de agua hirviendo. Dejar reposar de 10 a 20 minutos. Tomar tres tazas por día, a la mañana en ayunas, media hora antes de las comidas y por la noche antes de ir a dormir.

Una forma práctica es la tintura, se toman 30 gotas en un poco de agua de dos a tres veces por día. Después de haberlo conocido, si llega a crecer en su jardín creo que, lejos de arrancarlo como un yuyo dañino y espinoso, usted se verá más inclinado a venerarlo, como hacían los antiguos.

Recomendaciones:

–La forma de infusión o té de Cardo Mariano, es el modo menos eficaz de beneficiarnos de sus propiedades ya que la Silimarina es un principio activo que no se disuelve demasiado bien en el agua. Preferentemente es recomendado en cápsulas, comprimidos y líquido (extracto). La dosis a tomar depende de cada caso y de la concentración del producto. El médico o especialista será el que recomiende la dosis adecuada.

Las semillas se toman en forma de infusión o de preparado estandarizado (200-400 mg de silibina)

Todas son suficientes razones para incluir Silimarina en el botiquín de casa y la oficina. Para conseguir los mejores resultados, se recomienda tomar el extracto estandarizado de CARDO MARIANO por su concentración en Silimarina, preparado a partir de las semillas maduras, para poder garantizar por lo menos unos 70 mg del principio activo por cápsula.

A nivel terapéutico, la dosis recomendada es de 70-210 mg, tomados tres veces al día. Silimarina carece de toxicidad, lo cual permite tomarla a largo plazo y en dosis máximas según necesidad, sin riesgos (no recomendado para mujeres embarazadas y lactantes).

Articulos relacionados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. El viejo querido cardo mariano. Lo vengo recetando desde que me recibi y es espectacular la mejoria en pacientes con higado graso, hepatitis cronicas, dispepsias, hasta incluso efectos revitalizantes en piel y mucosas. Se sabe que desde el año 1600 se usaba para disolver calculos biliares en dosis altas ya que la cirugia no era opcion en esas epocas. Gran articulo!